Páginas

15 oct. 2017

Prevenir suicidios gracias a las redes sociales.


Instagram, Facebook y 

Google tienen herramientas

 para ayudar con la salud

 mental de sus usuarios.





Muchas personas han aceptado la idea de que cuando alguien quiere suicidarse no avisa y, que si lo hace, es solo para llamar la atención.


Los psicólogos aseguran que esta idea es equivocada y que "debemos tomarnos muy en serio y no restar credibilidad a los indicios que vemos de las personas de nuestro entorno, también en las redes sociales". También recalcan la idea de que evitar el tema o no prestarle atención no hace que desaparezca.

Las redes sociales  son conscientes de que algunos usuarios en sus perfiles muestran  indicios de querer suicidarse. Se han dado cuenta de la necesidad de utilizar las herramientas que están en sus manos para prevenir la conducta suicida.Para ayudar a los usuarios, las compañías están utilizando distintas herramientas de inteligencia artificial.

Si estás pasando por un momento difícil y necesitas apoyo, nos gustaría ayudarte.

                    Sanchis & Jarque - PSICÓLOGOS

                                            LEER MÁS

31 ago. 2017

La utilidad de estar triste o enfadado

Desear tener solamente emociones positivas es  imposible. 
Ante una situación normal, es preferible ser optimista, pero las emociones negativas cumplen una función muy valiosa:nos ayudan a adaptarnos a las dificultades de la vida.
LEER NOTICIA

28 feb. 2017

ANSIEDAD ¿Tratamiento Psicológico o Farmacológico?




En febrero de este año 2017 se ha presentado en el Ministerio de Sanidad un ensayo clínico que ha comparado el tratamiento psicológico frente al tratamiento con fármacos que es el habitual en Atención Primaria. Las primeras conclusiones del estudio muestran que los pacientes que reciben atención psicológica se recuperan de los síntomas cuatro veces más que aquellos que reciben el tratamiento tradicional mediante fármacos.




En este ensayo clínico han participado 200 investigadores, (entre psicólogos y médicos), que han evaluado a 1.200 pacientes de 28 centros de salud de Atención Primaria en 10 comunidades autónomas.




Los primeros resultados demuestran que la intervención psicológica ha sido:

- tres veces más eficaz en trastornos de ansiedad que el tratamiento farmacológico

- cuatro veces más eficaz en depresión que el tratamiento farmacológico.

En relación a la ansiedad se recupera al 67 por ciento frente al 27,4 por ciento tradicionales; en el caso de la depresión, se recupera al 72 por ciento frente al 24,2 por ciento.




A pesar de que los primeros resultados son prometedores, todavía es necesario hacer un estudio de coste-efectividad para comprobar si este modelo puede ser útil y eficiente para el Sistema Nacional de Salud.