Páginas

jueves, 22 de diciembre de 2011

LA COCAINA PROVOCA EL 3 % DE MUERTES SÚBITAS.



Un estudio realizado por el Instituto de Medicina Legal de Sevilla y publicado en la revista de cardiología European Heart Journal, ha demostrado que el 3% de muertes súbitas en España están relacionados con el consumo de la cocaina. Según el estudio, los fallecidos por esta causa eran hombres de entre 21 y 45 años, que sufrieron cambios adversos en el corazón y las arterias. En las autopsias también se llegó a la conclusión de que hasta pequeñas cantidades de cocaina pueden matar.

Cocaína y alcohol, cóctel mortal.
Además el 75% de los fallecidos habia ingerido también alcohol. Se sabe que el alcohol potencia la subida del efecto de la cocaina mientras que reduce el subsecuente bajón. Sin embargo la combinación de cocaina y alcohol es un cóctel mortal pues promueve el desarrollo de la muerte súbita.
El consumo de cocaina en Europa es del 3,7 % de la población adulta, pero en España la cifra se duplica, al elevarse al 7% y convertirnos en el país europeo de mayor consumo.

¿Cómo dejar  la cocaína?
La cocaina es una droga poderosamente adictiva. Las persosonas que la han probado han descubierto una sensación de potente euforia que crea una fuerte adicción psicológica que hace dificil dejarla.
Para conseguir dejar la adicción se recomienda cortar con los ambientes donde se acostumbra a consumir la cocaina, buscar actividades significativas y placenteras que sustituyan al consumo de esta droga recreativa y apoyarse en amigos y familiares que no consuman.

Tratamientos eficaces.
Cuando la motivación de la persona por dejar la adicción a la cocaina  es alta y no lo consigue por sus propios medios, debe buscar ayuda profesional.
Los tratamientos que han demostrado ser más indicados en esta adicción psicológica, según la revista del Colegio Oficial de Farmaceúticos en su Monográfico de Lucha contra las Drogas, no son los farmacológicos, sino la psicoterapia cognitivo-conductual  y la terapia familiar guiada por un psicólogo.



Sanchis & Jarque - PSICÓLOGOS

lunes, 19 de diciembre de 2011

ANSIEDAD ANTE LOS EXAMENES.



QUEDARSE EN BLANCO EL DÍA DEL EXAMEN.

Es duro haberse preparado el examen, haberle dedicado horas de estudio, haber renunciado a salir con los amigos, ver la TV, chatear, etc. y que después de tanto esfuerzo y sacrificio, por culpa de los nervios, nos bloqueemos delante de las preguntas del examen mientras el tiempo pasa. Tal vez superemos el bloqueo inicial, y después seamos capaces de responder alguna pregunta. O tal vez, no logremos serenarnos, y el examen se queda en blanco. Más tarde, en casa, ya menos tensos, recordamos lo que teníamos que haber contestado en el examen. 

¿ES NORMAL SENTIR ANSIEDAD?

La ansiedad ante los exámenes es un tipo de ansiedad que en Psicolgía  se llama ansiedad de ejecución, y se trata de una respuesta del organismo ante una situación en la que tenemos que hacer las cosas bien y bajo presión. En principio es bueno, incluso deseable sentir ansiedad, pues al activarnos fisiológica y mentalmente, nuestro rendimiento aumenta. Además, sentir ansiedad es una señal de que hacer bien el examen nos importa, y que superar el examen es un objetivo valioso para nosotros.

EL EXCESO DE ANSIEDAD NOS BLOQUEA

Si la ansiedad nos desborda, pueden ocurrirnos cosas que interfieren nuestro rendimiento en el examen:
-disminuye la capacidad de concentración, tenemos dificultades para comprender las instrucciones del examen, lo que nos preguntan, etc.
-nos cuesta decidirnos: por donde empezamos a contestar, que es importante responder, etc.
-tenemos dificultades para expresarnos, no encontramos las palabras adecuadas.
-el bloqueo dificulta el recuerdo de las contestaciones, por lo que podemos quedarnos en blanco.

¿QUÉ SENTIMOS CUANDO LA ANSIEDAD NOS DESBORDA?

Nuestra respuesta fisiológica es de activación: incremento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, sudoración excesiva, tensión muscular, sequedad de boca, náuseas, etc.
Nuestras emociones son de miedo, preocupación, indefensión, tensión, inquietud, etc.

¿QUÉ NOS DECIMOS EN LA SITUACIÓN DE BLOQUEO?

Ante el hecho de no recordar lo que hemos estudiado, y sentirnos amenazados ante el suspenso que anticipamos, puede hacer que nos digamos a nosotros mismos cosas como: voy a suspender, haré el ridículo, soy un fracasado, y otras lindezas similares, que contribuyen a empeorar nuestra situación. Estos pensamientos pesimistas que nos invaden, contribuyen  a activarnos más fisiológicamente y generar más malestar emocional. Esta forma de pensar hace  que alimentamos el círculo vicioso del problema: a mayor ansiedad generada, mayor bloqueo para responder en el examen. Podemos llegar al extremo de irnos del examen y dejarlo en blanco.

¿CÓMO CONTROLAR LA ANSIEDAD ANTE LOS EXÁMENES?

Algunas estrategias son útiles para ir con mayor seguridad el día del examen. Las técnicas de estudio, a lo largo del curso escolar han demostrado su eficacia para mejorar el aprendizaje. Si vamos seguros, porque dominamos la materia incrementamos nuestras posibilidades de manejar la ansiedad. Pero si a pesar de estar preparados el día del examen nos vemos demasiado activados fisiológicamente, nos pueden  ayudar las siguientes estrategias:
1. Entrar en el aula tranquilos, alejándonos de compañeros que con sus preguntas nos pueden poner nerviosos y hacernos sentir inseguros.
2. Cuando nos den las preguntas del examen, antes de ponernos a contestar, podemos  respirar relajadamente y visualizar alguna escena agradable (vacaciones, diversión, etc.)
3. Cuando recuperemos algo la serenidad (debemos aceptar que algo de ansiedad es natural y adaptativo), pasaremos a leer bien el examen y planificar nuestro tiempo para contestar. Puede ayudarnos  empezar a contestar por lo más fácil para ir cogiendo seguridad. En las preguntas de desarrollo, podemos hacernos un breve esquema previamente, y así responderemos lo esencial sobre lo que nos preguntan.
4. Si nos descubrimos diciéndonos a nosotros mismos ideas pesimistas sobre nuestro desempeño, cortar ese discurso, respondiéndonos con ideas más ajustadas a la situación. Por ej. “voy a suspender” por “voy a darme una oportunidad”, “lo haré lo mejor que pueda”, “voy a fracasar” por “pensar en fracasar es solo una idea en mi mente, pero no es una realidad” etc.
Cuando acabemos el examen, es bueno celebrarlo y relajarse, por el esfuerzo realizado, con independencia de la nota que anticipemos que vamos a obtener. ¡Buena suerte en los exámenes!



Sanchis & Jarque  PSICOLOGOS
Web: sanchisyjarque.blogspot.com
96 165 65 49

sábado, 17 de diciembre de 2011

LOS CASOS DE ANOREXIA AUMENTAN EN VERANO.




El verano es un periodo crítico para las personas que padecen trastornos alimentarios (anorexia, bulimia, atracones), pues aumenta la probabilidad de recaídas, así como se generan nuevos casos.
El verano supone una época en la que la exposición del propio cuerpo a los demás se incrementa, al usar ropas más ligeras debido al calor. Algunas personas viven con temor esta exposición, pues se encuentran insatisfechos con la percepción que tienen de su propio cuerpo (creen que su imagen corporal no se  ajusta a  los cánones de belleza actuales que se corresponden con la delgadez). A estas personas  les preocupa en exceso su imagen corporal y  la opinión que puedan tener los demás sobre el aspecto físico que presentan (miedo a no parecer delgado). Intentan combatir la  ansiedad que les genera  su propia imagen, que la perciben como no suficiente delgada, con dietas restrictivas en calorías que les permitan perder peso y lograr la delgadez deseada.

¿CÓMO RECONOCER LA ANOREXIA?

El empleo de ropas más ligeras por el calor del verano, facilita que los familiares y amigos de las personas que pueden estar afectadas por el trastorno de la anorexia, puedan observar la extrema delgadez de sus cuerpos.
Además los familiares se dan cuenta de la relación peculiar que mantienen  los posibles afectados con la comida, que se refleja en conductas como:
-evitar comidas familiares y tener excusas para levantarse de la mesa.
-ir al WC después de comer
-elección de alimentos en función del contenido calórico.
-restricción en la variedad de los alimentos ingeridos.
-elevado consumo de productos dietéticos y laxantes.
-quejas excesivas sobre el excesivo tamaño de las raciones que le sirven.
Otras señales significativas son:
-pérdida de peso rápida.
-ejercicio intenso con el objetivo de perder peso.
-desaparición de la menstruación.

LAS VÍCTIMAS DE LA ANOREXIA.

Estos son algunos datos que nos pueden ayudar a conocer mejor este trastorno alimentario:
-entre los pacientes, las mujeres representan el 90% de los afectados.
-en la población general, la franja de edad de mayor riesgo es la comprendida entre los 14 y los 25 años.
-en las sociedades desarrolladas, afecta a todas las clases sociales.
-en el mundo subdesarrollado, apenas hay incidencia de esta psicopatología, pues la comida se valora como un tesoro al ser un bien escaso.

LA FAMILIA Y LA PREVENCIÓN DE LA ANOREXIA.

La prevención de esta psicopatología es la mejor estrategia, y al afectar principalmente a los adolescentes y jóvenes, el papel de la familia es de la máxima relevancia. En familia es conveniente desarrollar las siguientes costumbres:
-hacer el máximo número de comidas todos juntos.
-cuestionar los mensajes de los medios de comunicación sobre las dietas, el culto al cuerpo o la sobrevaloración de la delgadez.
-educar en valores a los hijos para contrarrestar la preocupación exclusiva sobre la apariencia física.
Si los padres piensan que sus hijos deberían de perder peso por problemas médicos, es mejor asesorarse por un especialista en nutrición. Si según los padres, los hijos presentan señales de un posible trastorno alimentario, deben de acudir al médico o al psicólogo lo antes posible.

Sanchis & Jarque – PSICÓLOGOS
          96 165 65 49
 web: sanchisyjarque.blogspot.com

viernes, 9 de diciembre de 2011

LUDOPATÍA, la enfermedad del juego.


                La ludopatía es una enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud, que consiste en un impulso irreprimible de jugar a pesar de ser consciente de sus consecuencias y del deseo de detenerse. Se considera un trastorno del control de los impulsos, y también es una adicción. Aunque estamos acostumbrados a las adicciones químicas (alcohol, nicotina, cocaína, etc.), también existen conductas habituales que pueden llegar a convertirse en adicciones, como las compras, internet o el juego.


DE LA AFICIÓN AL JUEGO A LA  ADICCIÓN.
Jugar es una conducta placentera que nos ayuda a madurar y desarrollarnos como seres humanos. Pero como cualquier conducta, el juego puede convertirse en adicción. La ludopatía, a diferencia del juego placentero, se caracteriza porque no podemos controlar el impulso de jugar y desarrollamos una relación de dependencia, de tal forma que perdemos la libertad.
Algunos de los síntomas característicos de la ludopatía son:
1.     Preocupación: Pensamientos frecuentes  relacionadas con el juego
2.     Abstinencia: Inquietud o irritabilidad asociada con los intentos de dejar el juego.
3.     Evasión. El sujeto juega para evadirse de los problemas.
4.     Revancha. El sujeto intenta recuperar las pérdidas del juego con más juego.
5.     Mentiras. El sujeto intenta ocultar las cantidades destinadas al juego mintiendo.
6.     Pérdida del control. La persona  intenta sin éxito reducir el juego.
7.     Arriesgar relaciones significativas. La persona continúa jugando a pesar de que ello suponga arriesgar o perder una relación, empleo u otra oportunidad significativa.
8.     Recurso a ajenos. La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia de las pérdidas del juego.

LAS MÁQUINAS TRAGAPERRAS, LAS MÁS ADICTIVAS.
Los ludópatas, al menos en España, muestran una dependencia importante de las máquinas tragaperras. La dependencia a otros juegos de azar es mucho menor. Este hecho  obedece a una serie de aspectos psicológicos implicados en el funcionamiento de este tipo de máquinas:
- su amplia difusión
- el importe bajo de las apuestas
-la brevedad del plazo transcurrido entre la apuesta y el resultado
- la manipulación  de la máquina, que genera ilusión de control.
-las luces intermitentes de colores, que, junto con la música y el tintineo estrepitoso de las monedas cuando se gana, suscitan  gran activación fisiológica.


TRATAMIENTO DE LA LUDOPATÍA.
Es importante buscar ayuda cuando se padece esta enfermedad, pues tiene consecuencias muy negativas para el paciente y sus familiares, afectando a todos los ámbitos de la vida (objetivos personales, relaciones sociales trabajo, deudas, etc.).El tratamiento psicológico basado en la terapia de conducta ha demostrado ser eficaz, permitiendo la recuperación en más del 50% de los caso tratados. El tratamiento es personalizado, pero suele contemplar tres fases sucesivas:
1.      Se evita, al principio, cualquier situación de riesgo, para que el paciente no pueda jugar (control del dinero, evitar amigos jugadores, lugares donde solía jugar, etc.).
2.      En la segunda fase, se le enseña al paciente a controlar el impulso a jugar a pesar del deseo que tenga de jugar. El paciente se siente seguro de sí mismo ( en lugares en los que jugaba es capaz de resistir el deseo de jugar).
3.      En la última fase, se trabaja la prevención de recaídas, enseñando al paciente a detectar situaciones de riesgo, estrategias de afrontamiento ante el deseo de jugar, así como reorganizando su estilo de vida para que sea más satisfactorio y sea menos vulnerable a la tentación de jugar.

Sanchis & Jarque – PSICÓLOGOS
96 165 65 49

lunes, 5 de diciembre de 2011

LA PREOCUPACIÓN EXCESIVA PROVOCA DISFUNCIÓN ERÉCTIL

LA PREOCUPACIÓN EXCESIVA PROVOCA  DISFUNCIÓN ERÉCTIL


En la mayoria de los casos de disfunción eréctil o impotencia, las causas suelen ser psicológicas. Se estima que el 90 % de los varones que padecen este trastorno sexual, su origen es psicógeno y solo un 10% de casos es debido a causas orgánicas (problemas hormonales, vasculares, lesiones medulares, etc.) o como consecuencia derivada de otras enfermedades como la diabetes, hipertensión, etc.

La disfunción eréctil, que es la dificultad para lograr una erección del pene lo bastante firme como para realizar el coito, afecta al 15% de los varones adultos. Si bien es habitual sufrir problemas ocasionales, preocuparse excesivamente por el fallo o por el rendimiento sexual, puede hacer que algo pasajero se convierta en un problema sexual, que afecta a la relación de pareja y a la propia autoestima de la persona que padece el trastorno.

Consejos para el paciente

Una vez descartada cualquier causa orgánica como origen de la disfunción eréctil, podemos sugerir una serie de pautas que pueden ayudar a superar este trastorno cuando es provocado por causas psicológicas (90% de los casos), antes de acudir al especialista.

Estos consejos básicos son:

-El varón debe centrarse en disfrutar la relación sexual, y no estar pendiente de la firmeza de su erección.
-La pareja del afectado debe reaccionar con serenidad ante un posible fallo y abstenerse de manifestar el posible descontento.
-La pareja debe atribuir el fallo del varón a un problema de ansiedad, de preocupación por su rendimiento sexual, para nada relacionado con falta de deseo sexual (que es un  trastorno sexual diferente) o con una posible pérdida del atractivo sexual que despierta en el otro.

Si tras aplicar estos sencillos consejos, el problema persiste, la terapia sexual es el tratamiento de elección para la disfunción eréctil de origen psicógeno, pues ha demostrado su eficacia con un porcentaje de éxito superior al 80% de los casos tratados.

L´Eliana 30 de marzo de 2010
sanchis & jarque - PSICÓLOGOS

sábado, 3 de diciembre de 2011

DEJAR DE FUMAR

                                                    
                 

La adicción al tabaco es la primera causa de mortalidad evitable en las sociedades desarrolladas. Al tratarse de una conducta adictiva es posible modificarla, y por eso, afortunadamente, se está produciendo un descenso progresivo en el número de fumadores. No obstante, en España, todavía el 30% de la población mayor de 16 años, es fumadora. En España mueren de forma prematura  50.000 personas al año por enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco. Enfermedades como cáncer de pulmón, bronquitis crónica, enfisema,  infarto de miocardio o úlcera de estómago son más habituales entre los fumadores. Por ejemplo, el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer, y el 80% de los enfermos son fumadores.

TABACO Y CALIDAD DE VIDA.
Las enfermedades relacionadas con la adicción al tabaco afectan a la calidad de vida de los fumadores. Por ejemplo, padecer una enfermedad respiratoria crónica, como enfisema pulmonar, es causa de insuficiencia respiratoria. Esto supone que el esfuerzo que  hace para respirar una persona con enfisema pulmonar, representa hasta el 80 % de su gasto energético, mientras lo habitual en un no fumador es solo el 5% del gasto energético.
Además, fumar acorta la esperanza de vida. Se calcula que fumar un paquete al día hace que la duración de la vida disminuya en 6 años, y consumir dos paquetes al día, acorta la vida en 8 años. Por otra parte se sabe que las personas que dejan de fumar consiguen aproximarse a la mortalidad más baja de los no fumadores, conforme aumenta el número de años de abstinencia.

MOTIVOS PARA DEJAR DE FUMAR.
Las personas que deciden dejar de fumar, lo hacen por diversos motivos. Cuantos más razones tengamos, más fácil será abandonar la adicción. Los motivos  más habituales son:
-         Por conservar la  salud, pues fumar produce daño y las personas desean cuidarse para llevar una vida mejor.
-         Por razones económicas, ya que el incremento continuo del precio del tabaco, hace que el presupuesto para esta adicción legal, suponga un gasto importante (por ejemplo, los fumadores de 2 paquetes/día, pueden llegan a gastar 200 euros al mes).
-         Por otros motivos: estéticos (mal aliento, dedos manchados, dientes amarillentos)  o por la satisfacción de no depender de una adicción.

DIFICULTADES PARA DEJAR DE FUMAR.
Muchos fumadores consiguen dejar de fumar por sí mismos, sin ayuda profesional. Pero a veces es necesario ponerse en tratamiento pues la adicción al tabaco es compleja al intervenir tres tipos de factores que nos hacen mantener el hábito de fumar:
1.      Factores fisiológicos. El tabaco tiene un componente, la nicotina, que es la sustancia que causa la adicción. Si el fumador intenta abandonar de forma brusca el tabaco, sufre el síndrome de abstinencia, con síntomas como ansiedad, irritabilidad, obsesión por volver a fumar, etc.
2.      Factores psicológicos. Fumar es una conducta convertida en hábito, con múltiples refuerzos positivos para el fumador, que asocia a sensaciones de placer, relajación, bienestar, etc. Además fumar hace que el fumador se tranquilice si ha estado tiempo sin fumar, pues su organismo le demanda un nivel de nicotina en sangre para encontrarse ¨normal¨, y que desaparezcan los síntomas del síndrome de abstinencia.
3.      Factores sociales. La presión del grupo en caso de adolescentes, la publicidad a favor del consumo, etc. pueden influir en la adicción. También tenemos múltiples situaciones sociales asociadas al consumo: ver fumar a otros, esperar a alguien,  tomar un café, hablar por teléfono, etc.




TRATAMIENTOS PARA DEJAR DE FUMAR.
Aunque muchos fumadores consiguen dejar la adicción al tabaco sin ayuda profesional, recurriendo a la fuerza de voluntad, otras personas lo han intentado y no pueden, por lo que vuelven a tener recaídas en el consumo. Sin embargo, para esas personas que deciden abandonar el tabaco y no lo logran, pues piensan erróneamente que es muy difícil, hoy en día disponemos de gran número de  tratamientos que han demostrado su eficacia después de ser probados con miles de pacientes  que han conseguido dejar de fumar y no recaer. Entre ellos, está el tratamiento psicológico, que incide sobre el triple factor de mantenimiento de la adicción: causas fisiológicas, psicológicas y sociales.  Además debido a la brevedad de su duración, alrededor de cinco sesiones, la persona pronto se ve liberada de su adicción y con recursos psicológicos para prevenir la recaída. Otra ventaja adicional que presenta es que al consistir en un abandono progresivo de la adicción, al paciente se le evita sufrir el síndrome de abstinencia haciéndole más fácil el abandono de la adicción.

Sanchis & Jarque – PSICÓLOGOS
      96 165 65 49                          Web:  www.sanchisjarquepsicologos.com