Páginas

domingo, 31 de marzo de 2013

¿ES CONTAGIOSO EL DIVORCIO?


Según un estudio de un equipo de psicólogos de las universidades de California y Harvard de EE.UU. el divorcio podría ser como un virus que se propaga en el entorno social y puede contagiar a las personas que tienen importantes conflictos de pareja.

¿Quién me puede contagiar?
Los profesores encargados del estudio, J.H. Fowler, N.Cristakis y R. Mc. Dermont han concluido que los que más influyen en el sujeto que está tomando la decisión de divorciarse, son por orden de importancia las siguientes personas ya divorciadas: los amigos, los compañeros de trabajo y tener hermanos divorciados.
Es decir, rodearse de personas  que están divorciadas incrementa de forma importante la decisión de separarse que tomará el sujeto que se encuentra en una situación de crisis en su matrimonio.
Este estudio es un reflejo del dicho popular “dime con quién andas y te diré quién eres”. Y es que las personas aprendemos mucho  observando la conducta de los demás.
Así, aunque la decisión de separarse corresponde a cada persona que es única, así como la historia de su relación conyugal y el resto de circunstancias (existencia de hijos, edades que tienen, situación económica de la familia, etc.), no podemos descuidar el hecho de que somos seres influenciables y nos inspiramos en las personas de nuestro entorno a la hora de tomar decisiones.

¿Qué otras conductas también son contagiosas?
Esta teoría del contagio social de las conductas y de las emociones que se propagan a través de las redes sociales en las que están incluidas las personas, también ha servido para estudiar otros temas como el contagio de la felicidad, de la soledad, de la obesidad o de la bebida.
Y en el tema del contagio del divorcio, nos encontramos ante emociones muy intensas que pueden perjudicar la toma de decisiones de la persona que se encuentra en una crisis de pareja.
La crisis matrimonial suele ser  una situación muy estresante y por tanto la persona es más receptiva  al efecto positivo del divorcio que le puedan transmitir las personas de su entorno social, pues normalmente nos encontramos agotados y deseamos escapar del malestar que nos causa las disputas con el cónyuge.

¿Qué puedo hacer para protegerme del contagio?
A veces huir de una situación muy desagradable como es un fuerte conflicto de pareja a través de la separación, puede contemplarse como la mejor solución. Y a la hora de hacer balance sobre que nos conviene, de nuestro entorno social captamos lo que han hecho nuestros amigos, familiares,etc.
Pero  tal vez el ejemplo que vemos en ellos no sea lo que más conviene a nuestro caso particular, ya que el estrés que estamos sufriendo no nos permite ver otras soluciones. Es importante analizar con objetividad el conflicto en el que estamos inmersos, y si nos vemos bloqueados, tal vez podemos plantearnos la posibilidad de solicitar ayuda profesional de un psicólogo que nos oriente ante tan difícil decisión, para ver los pros y los contras de las distintas opciones que tenemos a nuestro alcance.

Si crees que la ayuda profesional puede mejorar el problema que sufres, en la Consultade Psicología Sanchis & Jarque serás atendido por nuestros profesionalesque disponen de alta cualificación académica y laboral.
La consulta de Psicología Sanchis & Jarque está en L´Eliana desde el año 2007 y es un centro sanitario autorizado por la Conselleria de Sanidad. Dispone de acceso para personas con discapacidad.
Nuestros pacientes proceden fundamentalmente de Valencia y de la Comarca Camp de Túria (L´Eliana, Llíria , Pobla de Vallbona, Ribarroja del Turia, Olocau,Marines, Bétera, San Antonio de Benagéber, Benaguasil, Benisanó, Loriguilla,Villamarchante, Náquera, Serra, Casinos, Gátova) y de otras localidades con las que existe buena comunicación desde L´Eliana por la autovía, como: Alaquás,Buñol, Burjassot, Cheste, Chiva, Manises, Mislata, Moncada, Paterna, Puzol,Quart de Poblet, Sagunto y Torrent.

sanchis & jarque - PSICÓLOGOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Atenderemos su consulta en la mayor brevedad