Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2011

DEJAR DE FUMAR

                                                    
                 

La adicción al tabaco es la primera causa de mortalidad evitable en las sociedades desarrolladas. Al tratarse de una conducta adictiva es posible modificarla, y por eso, afortunadamente, se está produciendo un descenso progresivo en el número de fumadores. No obstante, en España, todavía el 30% de la población mayor de 16 años, es fumadora. En España mueren de forma prematura  50.000 personas al año por enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco. Enfermedades como cáncer de pulmón, bronquitis crónica, enfisema,  infarto de miocardio o úlcera de estómago son más habituales entre los fumadores. Por ejemplo, el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer, y el 80% de los enfermos son fumadores.

TABACO Y CALIDAD DE VIDA.
Las enfermedades relacionadas con la adicción al tabaco afectan a la calidad de vida de los fumadores. Por ejemplo, padecer una enfermedad respiratoria crónica, como enfisema pulmonar, es causa de insuficiencia respiratoria. Esto supone que el esfuerzo que  hace para respirar una persona con enfisema pulmonar, representa hasta el 80 % de su gasto energético, mientras lo habitual en un no fumador es solo el 5% del gasto energético.
Además, fumar acorta la esperanza de vida. Se calcula que fumar un paquete al día hace que la duración de la vida disminuya en 6 años, y consumir dos paquetes al día, acorta la vida en 8 años. Por otra parte se sabe que las personas que dejan de fumar consiguen aproximarse a la mortalidad más baja de los no fumadores, conforme aumenta el número de años de abstinencia.

MOTIVOS PARA DEJAR DE FUMAR.
Las personas que deciden dejar de fumar, lo hacen por diversos motivos. Cuantos más razones tengamos, más fácil será abandonar la adicción. Los motivos  más habituales son:
-         Por conservar la  salud, pues fumar produce daño y las personas desean cuidarse para llevar una vida mejor.
-         Por razones económicas, ya que el incremento continuo del precio del tabaco, hace que el presupuesto para esta adicción legal, suponga un gasto importante (por ejemplo, los fumadores de 2 paquetes/día, pueden llegan a gastar 200 euros al mes).
-         Por otros motivos: estéticos (mal aliento, dedos manchados, dientes amarillentos)  o por la satisfacción de no depender de una adicción.

DIFICULTADES PARA DEJAR DE FUMAR.
Muchos fumadores consiguen dejar de fumar por sí mismos, sin ayuda profesional. Pero a veces es necesario ponerse en tratamiento pues la adicción al tabaco es compleja al intervenir tres tipos de factores que nos hacen mantener el hábito de fumar:
1.      Factores fisiológicos. El tabaco tiene un componente, la nicotina, que es la sustancia que causa la adicción. Si el fumador intenta abandonar de forma brusca el tabaco, sufre el síndrome de abstinencia, con síntomas como ansiedad, irritabilidad, obsesión por volver a fumar, etc.
2.      Factores psicológicos. Fumar es una conducta convertida en hábito, con múltiples refuerzos positivos para el fumador, que asocia a sensaciones de placer, relajación, bienestar, etc. Además fumar hace que el fumador se tranquilice si ha estado tiempo sin fumar, pues su organismo le demanda un nivel de nicotina en sangre para encontrarse ¨normal¨, y que desaparezcan los síntomas del síndrome de abstinencia.
3.      Factores sociales. La presión del grupo en caso de adolescentes, la publicidad a favor del consumo, etc. pueden influir en la adicción. También tenemos múltiples situaciones sociales asociadas al consumo: ver fumar a otros, esperar a alguien,  tomar un café, hablar por teléfono, etc.




TRATAMIENTOS PARA DEJAR DE FUMAR.
Aunque muchos fumadores consiguen dejar la adicción al tabaco sin ayuda profesional, recurriendo a la fuerza de voluntad, otras personas lo han intentado y no pueden, por lo que vuelven a tener recaídas en el consumo. Sin embargo, para esas personas que deciden abandonar el tabaco y no lo logran, pues piensan erróneamente que es muy difícil, hoy en día disponemos de gran número de  tratamientos que han demostrado su eficacia después de ser probados con miles de pacientes  que han conseguido dejar de fumar y no recaer. Entre ellos, está el tratamiento psicológico, que incide sobre el triple factor de mantenimiento de la adicción: causas fisiológicas, psicológicas y sociales.  Además debido a la brevedad de su duración, alrededor de cinco sesiones, la persona pronto se ve liberada de su adicción y con recursos psicológicos para prevenir la recaída. Otra ventaja adicional que presenta es que al consistir en un abandono progresivo de la adicción, al paciente se le evita sufrir el síndrome de abstinencia haciéndole más fácil el abandono de la adicción.

Sanchis & Jarque – PSICÓLOGOS
      96 165 65 49                          Web:  www.sanchisjarquepsicologos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Atenderemos su consulta en la mayor brevedad