Páginas

sábado, 17 de diciembre de 2011

LOS CASOS DE ANOREXIA AUMENTAN EN VERANO.




El verano es un periodo crítico para las personas que padecen trastornos alimentarios (anorexia, bulimia, atracones), pues aumenta la probabilidad de recaídas, así como se generan nuevos casos.
El verano supone una época en la que la exposición del propio cuerpo a los demás se incrementa, al usar ropas más ligeras debido al calor. Algunas personas viven con temor esta exposición, pues se encuentran insatisfechos con la percepción que tienen de su propio cuerpo (creen que su imagen corporal no se  ajusta a  los cánones de belleza actuales que se corresponden con la delgadez). A estas personas  les preocupa en exceso su imagen corporal y  la opinión que puedan tener los demás sobre el aspecto físico que presentan (miedo a no parecer delgado). Intentan combatir la  ansiedad que les genera  su propia imagen, que la perciben como no suficiente delgada, con dietas restrictivas en calorías que les permitan perder peso y lograr la delgadez deseada.

¿CÓMO RECONOCER LA ANOREXIA?

El empleo de ropas más ligeras por el calor del verano, facilita que los familiares y amigos de las personas que pueden estar afectadas por el trastorno de la anorexia, puedan observar la extrema delgadez de sus cuerpos.
Además los familiares se dan cuenta de la relación peculiar que mantienen  los posibles afectados con la comida, que se refleja en conductas como:
-evitar comidas familiares y tener excusas para levantarse de la mesa.
-ir al WC después de comer
-elección de alimentos en función del contenido calórico.
-restricción en la variedad de los alimentos ingeridos.
-elevado consumo de productos dietéticos y laxantes.
-quejas excesivas sobre el excesivo tamaño de las raciones que le sirven.
Otras señales significativas son:
-pérdida de peso rápida.
-ejercicio intenso con el objetivo de perder peso.
-desaparición de la menstruación.

LAS VÍCTIMAS DE LA ANOREXIA.

Estos son algunos datos que nos pueden ayudar a conocer mejor este trastorno alimentario:
-entre los pacientes, las mujeres representan el 90% de los afectados.
-en la población general, la franja de edad de mayor riesgo es la comprendida entre los 14 y los 25 años.
-en las sociedades desarrolladas, afecta a todas las clases sociales.
-en el mundo subdesarrollado, apenas hay incidencia de esta psicopatología, pues la comida se valora como un tesoro al ser un bien escaso.

LA FAMILIA Y LA PREVENCIÓN DE LA ANOREXIA.

La prevención de esta psicopatología es la mejor estrategia, y al afectar principalmente a los adolescentes y jóvenes, el papel de la familia es de la máxima relevancia. En familia es conveniente desarrollar las siguientes costumbres:
-hacer el máximo número de comidas todos juntos.
-cuestionar los mensajes de los medios de comunicación sobre las dietas, el culto al cuerpo o la sobrevaloración de la delgadez.
-educar en valores a los hijos para contrarrestar la preocupación exclusiva sobre la apariencia física.
Si los padres piensan que sus hijos deberían de perder peso por problemas médicos, es mejor asesorarse por un especialista en nutrición. Si según los padres, los hijos presentan señales de un posible trastorno alimentario, deben de acudir al médico o al psicólogo lo antes posible.

Sanchis & Jarque – PSICÓLOGOS
          96 165 65 49
 web: sanchisyjarque.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Atenderemos su consulta en la mayor brevedad